Atrapados sin salida

Imagínense a una persona cuerda, es decir, sin problemas mentales, internada en un Hospital Psiquiátrico ¡Que locura!, pues es la historia de Randle Patrick Mac Murphy, el personaje central de la película “Atrapados Sin Salida” quien se hace pasar por un enfermo mental, con tal de no cumplir su pena de prisión en la cárcel.

Cuando nuestro amigo ingresa a la clínica, descubre que su estadía en el lugar no le resultará tan fácil. Para empezar, debe tomar en cuenta que ese será, por un tiempo, su hogar y, por lo tanto, no puede permanecer indiferente. No puede evadir las circunstancias que lo rodean, un primer paso es hablar con alguien, pero ¡cómo empezar una relación con personas desequilibradas! He ahí el reto. Al principio no le queda más que observar a su alrededor: cada detalle, la manera de cómo se comportan sus compañeros, las cosas que le llaman la atención y lo que disfrutan hacer. Luego de haber sondeado el sitio ¡es hora de actuar!. Sabe que una forma de entablar una conversación es por medio del juego de cartas, entonces juega, y así poco a poco logra conocerlos, siguiendo una amistad inusual. Nuestro personaje se preocupa entonces por sus amigos y busca nuevos estilos para divertirse juntos, tanto así que un día se escapan del hospital, y dan una vuelta en velero.

Sin embargo, existe un inconveniente, la enfermera responsable de dicho centro, quien es una persona que limita sus actuaciones, les hace la vida imposible, entonces todos se unen para conseguir un único objetivo que es vivir, en ese lugar desquiciado de una manera diferente.

Una sola persona no puede llegar a ningún punto, no puede ser feliz, necesita siempre de compañía, de otros que le ayuden a desarrollarse. Por lo tanto, en cualquier ambiente en que te desenvuelvas lo que interesa es tu capacidad para crear una compañía donde estés, sin importar cuan distintas sean las personas que te rodean, o incluso si te agradan, únicamente se necesita un poco de esfuerzo de parte tuya, para conocerlas, y te darás cuenta que la situación en la que has sido puesto no es tan mala como parece.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *