La política, de profesión a vocación

El 16 de enero, XXV aniversario de los Acuerdos de Paz de El Salvador, el Dr. Rubén Zamora, Embajador de El Salvador en la ONU, impartió una conferencia sobre su experiencia como político, organizada por el Centro Cultural One Way y el movimiento de jóvenes universitarios The Others.

El Embajador Zamora dió una explicación sobre los conceptos de política y estado, así como una reseña histórica sobre la política en la humanidad. Posteriormente, detalló las implicaciones actuales de entrar y comprometerse en la política y las dificultades vividas, sobre todo en la época del conflicto armado en El Salvador (1980-1992).
Explicó que política, como la vamos a entender en la época moderna, se refiere a la relación del poder en relación con el estado. Todos estamos inmersos en la política, todos de alguna u otra manera somos políticos y nuestro estado supone la igualdad.
Por otra parte, el poder es la capacidad de llevar a otro a realizar algo que no haría. Este concepto existe en todo ámbito, según mencionó Zamora, citando a Max Weber, y añadió que el estado posee la legitimidad para monopolizar el poder. Hay por ello diversas formas de hacer política en un Estado moderno, donde la realidad es la que genera la necesidad. El individuo no sabe exactamente el momento en el que entra en la política. La persona empieza a sentir como un despertar frente a los problemas que afectan a su entorno e inicia por tratar de encontrar una solución útil para todos.
En su caso, lo que lo motivó e involucró en este campo, al comienzo de forma natural y luego preparándose y actuando siempre más conscientemente, fue la forma de proceder de la Guardia Nacional, las políticas emitidas durante las dictaduras militares, como la reforma agraria, provocando manifestaciones por estudiantes de la Universidad Nacional de El Salvador (UES), y la polarización de los partidos políticos. Después del Concilio Vaticano II varios jóvenes, entre los cuales estaba él, empezaron una cooperativa con el párroco de su pueblo y por ello fueron maltratados por la Guardia Nacional. En esta fase de su vida su pensamiento político aumentaba no tanto en modelos o teorías sino en la viva realidad de quienes los rodeaban y vivían situaciones de injusticia e indefensión constantes. Fueron tomando como modelo político el de algunos países socialistas, enfocándose principalmente por el mayor beneficio para la población, bajo una perspectiva más solidaria ante una sociedad violenta.
Sin embargo, hay dos características fundamentales que se deben considerar para realizar políticas eficientes. La primera es la relación que hay entre política y ética. Lo que establece, mediante normas, la conducta si no se fundamentara en valores se prestaría a la manipulación de enfocar el poder al propio interés. El segundo aspecto es que las acciones deben ser eficaces, es decir darle una solución a los problemas. Además, desde un punto de vista personal el que se dedica a esto como profesión debe tomar en cuenta que es un trabajo envolvente, en el sentido que política abarca todos los aspectos de la vida. La vida personal y laboral de quien se dedica a ella es empeñada y comprometida en la realización de los valores que se proclaman.
Frente a un público principalmente de jóvenes, el Dr. Zamora relató anécdotas del tiempo de la universidad, de cómo se estudiaban los textos de los pensadores políticos y de cómo la vida necesita una toma de decisión. Contó la crisis que vivió en la Primera Junta Revolucionaria antes de renunciar al cargo en el gobierno. Habló de su trabajo en Mogadiscio para explicar cómo un Estado empieza a organizarse como tal alrededor del tema de la seguridad. Todo lo que vivió hizo madurar en él una conciencia política a través de hechos concretos. La invitación directa a los jóvenes y a todos los presentes fue la de involucrarse personalmente y generar cambios en los partidos políticos y en la sociedad en general.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *