Migrantes

Regularmente el que migra para buscar mejores oportunidades de vida no es visto con buenos ojos, porque si esta persona estuviera bien no buscaría irse de su país. El sistema es aparentemente tan perfecto y al mismo tiempo obliga a una parte de la población mundial a buscar incansablemente desplazarse hacia otra parte.

Sin embargo, no todos deciden viajar por necesidad. Migraciones han existido siempre y no necesariamente van enfocados a escaparse de una situación de escasez. Es más, se podría decir que la evolución de la humanidad ha sido gracias a los movimientos poblacionales; los desplazamientos humanos han sido siempre fuente de riqueza.

Por otro lado, nos preguntamos: ¿por qué los que construyen muros tienen miedo a que la gente emigre a su país? o ¿por qué algunas personas son aceptadas y otras no?

Si el sistema económico solo está diseñado para aprovecharse del otro, migrar es considerado únicamente en su lucro o beneficio, en aquello que puede ofrecer a mí o a mi clan.

No obstante, para que el encuentro con el otro pueda ser una ocasión de riqueza es indispensable dejar a un lado el propio estatismo y el miedo a perder lo que ya se ha adquirido.

Estamos yendo (si ya no hemos llegado) hacia una sociedad multicultural en la cual deben ser aceptadas y valoradas las diversas identidades – diversas pero no homologadas a alguna en particular, ni hegemónicas – para que no surja intolerancia sino Identidad. ¿Será posible? ¿Qué condiciones son necesarias para esto? ¿Qué debe cambiar? La sociedad actual debe preservar espacios en los cuales las diversidades culturales, sociales y religiosas puedan ser puestas en la condición de ser tomadas en cuenta en todos los ambientes, en el campo científico como en aquel académico, en aquel político, como en aquel religioso, y en todos los lugares del vivir social. Debe ser retomada aquella libertad de poder intervenir con la propia cultura a la par de otras realidades, en un diálogo positivo y constructivo, en el respeto de todos, y combativo si es necesario.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *