Canción alegre para un pueblo valiente

canción-alegre-para-un-pueblo-valiente

A través de la música y  de los mensajes que llevan las canciones en sus letras, deseamos una vez más poner el acento sobre el hombre: sus necesidades, sus angustias, sus tristezas y sus alegrías, sobre todo sus alegrías, porque creemos que dentro al drama de la existencia se exprese lo positivo, y esto se percibe a través de la música. Afrontar la vida dentro de la realidad, con esta actitud, es algo valiente; no rechazar la vida, si no que enfrentarla a través de lo que de positivo encontramos, este es un gesto valiente.

Con esta presentación dio inicio la segunda edición del concierto Canción alegre para un pueblo valiente, organizado por el Centro Cultural One Way y que se llevó a cabo el pasado domingo 13 de diciembre en la Plaza Central de la comunidad de Valle de Ángeles, cerca de la capital Tegucigalpa. Los músicos que participaron, como ya lo habían hecho en otras ocasiones, de su propia voz manifestaron que se consideran amigos del centro cultural y se mostraron alegres de colaborar, uniéndose a nuestro cometido de llevar un mensaje a través de la música. En la plaza se dieron cita, la gente que visita asiduamente el lugar pues es muy turístico, varios amigos que respondieron a nuestra invitación y se movieron desde Tegucigalpa, estudiantes de las universidades, colegas de trabajo, amigos que habíamos invitado por correo y mensajes, familiares y seguidores de los mismos músicos, todos encantados con el evento. Incluso hasta los señores administradores del Hotel donde realizamos el Tres días de los Adultos, estaban allí en primera fila y se mostraron encantados de la calidad y tipo de música, además muy admirados por la cantidad de personas que habíamos logrado mover.

Entre los músicos y cantantes, comenzó el profesor Gerardo Ramírez, quien ejecuta magistralmente el arpa, luego Maida Ochoa, acompañada del joven guitarrista Diego Sosa, cantaron la conocida “Casas de cartón”, entre otras canciones latinoamericanas; no podía faltar el maestro Ernesto Pineda, que amenizó con una serie de canciones tradicionales hondureñas; luego el grupo integrado por Cristian Sabillón, Manuel Estrada, Sofía Ramírez y Mariela Vargas, interpretó boleros y baladas; Luis Hernández, solista y compositor, estudiante de Arquitectura de la UNAH; no podía faltar la espléndida voz de Bárbara Lavaire con su guitarra, que deleitó con canciones muy selectas; y finalmente el reconocido cantante profesional Eligio Beltran, que compone sus propias canciones, con piezas originales y exquisitas cerró el concierto junto a Pablo Rubio.

Se aprovechó el espacio para dar a conocer las actividades del propio centro cultural, de la AHPOS y del trabajo de “libros libres”, con carteles, fotos, publicaciones, afiches, boletines, etc. Las personas que se acercaban a preguntar, dejaban sus correos, para mandarles nuestras publicaciones.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *